Viajes

Unas cuantas maneras de mejorar tu sostenibilidad cuando te vas de viaje

Es la noticia más importante y debiera ser la más importante del año: el cambio climático “es irreversible” y somos los humanos los únicos responsables. Lo dijo este lunes el sexto informe del IPCC: “La influencia humana calienta el clima a un ritmo sin precedentes en 2.000 años”.

Y a ello contribuye todo; también nuestras ganas de viajar. Tenemos que cambiar muchas de nuestras costumbres, de nuestras formas de producir y crecer, y eso incluye nuestra forma de viajar.

Como dice Greenpeace, “sólo tenemos un planeta y para poder vivir en él de forma sostenible tenemos que ajustar nuestro consumo y estilo de vida”. En esa línea, la organización ecologista, que reconoce que las administraciones locales y las empresas nos lo tienen que poner fácil, nos recomienda 10 maneras de mejorar nuestra sostenibilidad, incluso estando de vacaciones.

Si tienes que ir a tu destino de vacaciones o moverte entre ciudades, usa el tren. Disfruta de los paisajes y olvídate del coche o del avión si tienes otras alternativas. Así tu huella será mucho más pequeña.

Si te vas a la playa, a la montaña, o a pasar el día visitando ciudades o pueblos, puedes hacerlo en bici, andando o en transporte público. Así evitarás usar el coche que consume muchos recursos y contamina.

Durante las vacaciones, elige comprar en mercados semanales, mercados de abastos o productores locales. Ponle cara a quien cultiva los productos que compras e intenta que sean lo más locales posible. Como dicen en Greenpeace, ue la comida que compras no viaje más que tú.

Cuando vayas a un bar o restaurante, fíjate si lo que te sirven es sostenible o no. ¿Tienen productos ecológicos? ¿Te indican si lo que sirven es de la zona? ¿Tienen productos que ahora mismo no se pueden pescar? ¿Utilizan plásticos desechables? Averígualo y elige establecimientos lo más sostenibles posible.

Ten en mente qué productos están de temporada para hacer una elección más sostenible a la hora de elegir menú o hacer la compra.

Aprovecha el verano para probar nuevas recetas vegetales frescas y sostenibles. Brochetas de verduras, patatas asadas, ensaladas, etc.

Asegúrate de que los ingresos por turismo reviertan directamente en la población local, sustituye los grandes complejos hoteleros por alojamientos locales, de amplio rango desde campings, bungalows, apartamentos, albergues, hostales, hoteles independientes o alojamientos con familias para conocer la cultura local. Incluso alojamientos 100% sostenibles y que se autoabastecen. Huye de la urbanización masiva de la costa y de los grandes resorts turísticos, ya que ejerce un impacto muy negativo sobre los valiosos ecosistemas costeros.

La mejor oferta es y será siempre salvar el planeta. Sabemos que comprar algo que nos gusta es muy tentador, pero antes de hacerlo, ya sea online o físicamente, piensa si lo necesitas de verdad. Si lo necesitas, seguro que hay comercios locales que tienen ese producto en una versión más sostenible. Si dejas ese dinero en el barrio o zonas rurales, mucho mejor.

Lo ideal es que el sitio donde estés tenga placas solares u otras renovables y puedas practicar el autoconsumo pero, si no es así, adapta tu consumo de energía lo máximo posible a las horas donde la energía es más barata.

Despídete de los envases y objetos desechables y prepara picnics residuo cero llevando tu propia botella rellenable, envases reutilizables, servilletas de tela y todo lo que se te ocurra para no generar ni un residuo. Y si lo haces, recuerda depositarlos en los contenedores correspondientes.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba