Vivienda

Unos ricos venezolanos, un agujero y el hallazgo del ‘parking’ del Hotel Wellington

El 16 de diciembre de 2013, Núñez de Balboa 3, un edificio situado a menos de 50 metros del Parque del Retiro y a menos de 500 de la Puerta de Alcalá, pasó a manos de tres inversores venezolanos. Hasta esa fecha, y desde 2011, el edificio era propiedad de la Fundación Universitaria de Comillas ICAI. Aquella operación, que no trascendió a los medios de comunicación, se sumaba a la larga lista de transacciones protagonizadas por las grandes fortunas venezolanas en Madrid, que entre 2013 y 2014 se hicieron con la propiedad de numerosos edificios en el centro de la ciudad, especialmente en el barrio de Salamanca.

En 2013, tras diversas obras, el edificio conseguía solventar una ITE desfavorable en 2011 debido a los daños estructurales que presentaba entonces el edificio. Pero lo que no sabían los inversores venezolanos era que una parte del inmueble que acababan de comprar estaba siendo ocupada por el ‘parking’ del Hotel Wellington, edificio con el que linda Núñez de Balboa 3. El descubrimiento se hizo a través de un pequeño agujero en el local donde unos años antes se encontraba una tienda Maserati.

Al menos así se desprende de los expedientes del Ayuntamiento de Madrid a los que ha tenido acceso El Confidencial. Un documento fechado el 28 de octubre de 2014 recoge al detalle cómo se produjo el descubrimiento por parte de los técnicos del consistorio durante su visita al edificio.

E. Sanz

«Se informa de la existencia de un nivel inferior de sótano además del que ha podido ser inspeccionado. Esto se ha podido observar en el suelo del local comercial, a través de un agujero atravesando el forjado y encontrando un uso de garaje bajo el edificio objeto de informe. No se ha tenido acceso a este garaje y se considera que es de otra propiedad, incluso posiblemente de algún edificio adyacente, pero se desconoce la propiedad. Tampoco se han encontrado referencias catastrales que mencionen la existencia». Tampoco aparece referencia alguna en el Registro de la Propiedad.

El propietario desconocido al que se refería el informe no era otro que el Hotel Wellington, cuyo garaje se extiende por el subsuelo, en una superficie de casi 355 metros, bajo la finca colindante de Núñez de Balboa 3.

Aquella ‘sorpresa’ supuso un importante revés para los inversores venezolanos, ya que tenían planes de transformar el edificio en viviendas de lujo y dicho hallazgo limitaba las posibilidades de construir un ‘parking’. Sin él, la valoración tanto del edificio como de las viviendas era muy diferente a la que habían realizado los nuevos propietarios. Y desató una batalla judicial entre los nuevos propietarios venezolanos, Proyectos e Inversiones Binah, y el famoso Hotel Wellington que, en diciembre de 2018 —y tras ganar en primera instancia en 2017—, volvió a conseguir el respaldo de la Justicia. En concreto, de la Audiencia Provincial de Madrid.

Una aportación que data de 1952

Pero ¿cómo acabaron parte de los sótanos de Núñez de Balboa 3 en manos del Wellington? Tal y como recoge el fallo de la Audiencia Provincial de Madrid, dicha superficie pertenece al hotel en virtud de una aportación de uno de sus socios, que era propietario de la finca situada en Núñez de Balboa 3 y en la que tenía su domicilio habitual. Una aportación que se realizó en marzo de 1952, como forma de pago de las acciones que había adquirido del Hotel Wellington. Desde entonces, y de manera ininterrumpida, el hotel ha venido utilizando dicho garaje —es decir, queda probada la posesión por más de 30 años, y por tanto la prescripción adquisitiva como modo de adquirir la propiedad— y, según recuerda el juez, «de forma pública y sin acto de ocultación alguno».

La Justicia falló a favor del Hotel Wellington y los inversores venezolanos decidieron replantearse su inversión en el edificio sobre el que actualmente existe una opción de compra firmada a finales de 2019 por la compañía Global Borodino, propiedad al 100% de Single Home y en la que figura como administrador único Fernando Taub Medina, consejero de Single Home.

Núñez de Balboa 3. (E. S.)Núñez de Balboa 3. (E. S.)Núñez de Balboa 3. (E. S.)

Esta empresa, especializada en proyectos de alto ‘standing’, ultimaba antes del estallido de la crisis del coronavirus un acuerdo con Logika European Partners, fondo de capital colombiano en el que participa Christian Hannover, hijo de Ernesto de Hannover e hijastro de Carolina de Mónaco. Una operación que, según diferentes fuentes, se encuentra en ‘stand by’ por culpa del estado de alarma provocado por el covid-19.

Estas mismas fuentes aseguran que Inversiones Binah esperaba conseguir en torno a 24 millones de euros por el edificio, si bien expertos del mercado de lujo en Madrid estiman un valor algo inferior, de unos 20 millones. Una diferencia de precios que ha provocado que el activo llevase en venta varios meses. Según explicaban a mediados de febrero a El Confidencial desde Logika European Partners, de salir adelante esta ‘joint venture’, «Logika no actuaría solo como socio financiero». «Hay que analizar los planos, la viabilidad del proyecto, hay que hablar con los bancos».

El edificio fue construido en 1940 y consta de algo más de 2.000 metros cuadrados de superficie construida, tal y como figura en el catastro. El inmueble se encuentra dividido actualmente en 10 viviendas, dos oficinas y un local comercial que en el pasado albergó un concesionario Maserati. Todos ellos se encuentran actualmente desocupados.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar