Deportes

“Vamos a violar a tu equipo”: amenazas a Karolina Sarasua, jugadora de Osasuna B

No llevaban ni diez minutos de partido jugados cuando el club de fútbol navarro Osasuna Femenino B, conformado por jóvenes jugadoras de distintas edades, incluidas menores, empezó a recibir comentarios por parte de un grupo de chavales que estaba fuera del campo acerca de su estilo jugando al fútbol con expresiones como “qué mala eres” durante un partido que se disputó en Cantabria este sábado, 9 de octubre, contra el club de fútbol S.D. Nueva Montaña. Durante la segunda parte, ese mismo grupo de jóvenes —con edades que podrían estar comprendidas entre los 11 y los 17 años, según la estimación que ha hecho la jugadora Karolina Sarasua— “se vino arriba” y dirigió insultos y graves amenazas a varias jugadoras del equipo y también a la propia árbitra.

Sarasua, delantera del club de 17 años, fue la jugadora a la que se dirigieron principalmente las amenazas de índole sexual, que quedaron posteriormente recogidas en el acta que se cumplimentó tras el partido al denunciar la joven, que también practica el deporte de contacto Muay Thai, los insultos recibidos a petición de la árbitra. Recogidos en un papel que se ha compartido posteriormente en redes sociales, la delantera denunció amenazas tales como “te voy a violar”, “vamos a violar a todo tu equipo”, “súbete la camiseta para enseñarme las tetas y el culo” o “vamos al vestuario y te violo”, entre otros comentarios ofensivos. Dicha queja por faltas de respeto figura formalmente en el acta del partido, en la que también se señala que eran cinco los chicos subidos en la valla del campo de fútbol, a la altura de la zona de mediocampo, y que uno de ellos parecía portar el chándal con el escudo local del club cántabro.

Desde la cuenta oficial del Club Atlético Osasuna, se mostró el mismo sábado “rechazo a los comentarios recibidos por una de las jugadoras de Osasuna Femenino B en el partido disputado este domingo”, agradeciendo asimismo “el apoyo del S.D. Nueva Montaña por su ejemplar actitud ante lo sucedido”. Por su parte, este fue el comunicado que compartió el club cántabro: “Condenamos los hechos sucedidos. Los jóvenes, que estaban situados fuera de la instalación, fueron grabados en vídeo (se efectuará la denuncia pertinente) y ninguno portaba vestimenta alguna del club. Si hubiesen estado en la instalación, no hubiésemos dudado en llamar a la policía y expulsarles de esta, como hemos hecho la temporada pasada con la gente que no cumplía la normativa contra el covid-19. Gracias a Osasuna B femenino por sus palabras y disponibilidad ante lo sucedido después de acabar el encuentro, que es cuando ambos equipos nos hemos enterado”. En sintonía con lo que informa el medio local ‘Noticias de Navarra’, fue el presidente del Nueva Montaña quien grabó a los jóvenes y ese material ya está en poder de la policía.

Tras lo ocurrido, compañeras del gremio se han sumado a la denuncia de Sarasua y han condenado los insultos. “Basta ya. Ni tenemos ni debemos tolerar más este tipo de actuaciones denigrantes hacia las mujeres. Tienes todo mi apoyo, compañera. Ayer fue a ti, mañana será a otra“, escribió la defensa Mai Garde, jugadora y capitana de la plantilla principal de Osasuna Femenino. La centrocampista del Barcelona, Alexia Putellas, también ha querido mostrar públicamente su apoyo a Sarasua: “Esto es más que lamentable. Todos deberíamos hacer lo que esté en nuestras manos para que no suceda más, ni en el deporte, ni en ningún lugar. Es muy grave”.

A la reacción viral que ha tenido su denuncia, la delantera de Osasuna B ha agradecido todo el apoyo y ha deseado que “ojalá este tipo de insultos se acaben cuanto antes. No le deseo a nadie todo lo que hemos vivido”. En una entrevista con ‘Noticias de Navarra’, la joven ha explicado que le da miedo que haya gente “como esos chavales, con esa mentalidad”: “A ellos ni les contesté, ni les miré a la cara. Jugué el partido, hice lo que tenía que hacer y escribí lo que me dijo la árbitra al final. Ninguna jugadora debería pasar el sufrimiento que pasamos mis compañeras y yo. Me lo han dicho a mí con 17 años y sé gestionarlo bien dentro de lo que cabe. Pero si se lo dicen a una chica menor, que está empezando, igual le arruinan el sueño y ya no quiere jugar al fútbol”. Así, en este sentido, Karolina Sarasua manifestaba haberlo denunciado por “la gente que viene después”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba