Viajes

¿Vas a Alicante por sus playas? Aprovecha y descubre estos cinco parajes naturales

Sí, la provincia de Alicante es la Costa Blanca. Esa es su marca turística. Y eso nos hace pensar en playas, costas, chiringuitos y hoteles a pie de playa. Verdad que Alicante es todo eso, pero también es más que eso.

La provincia tiene todo un interior lleno de sorpresas naturales. Barrancos, cuevas, cascadas, lagunas y montañas salpican Alicante. Si nos hemos acercado hasta esta provincia de la Comunidad Valenciana por sus playas, tenemos que aprovechar y descubrir sus parajes naturales; por ejemplo, estos cinco:

El Parque Natural de la Font Roja se ubica entre los términos municipales de Alcoi e Ibi. Aquí la vegetación está en gran estado de conservación: tejos, arces, quejigos, encinas, fresnos y carrascas con roble valenciano y su cortejo florístico de durillo y genista. También podríamos ver fauna: gato montés, jabalí, tejón, garduña, comadreja y en los farallones de la sierra del Menejador, el águila perdicera. No podemos pasar por la Font Roja sin visitar el Paraje del Salt (en la foto), el santuario y la Nevera Coloma.

Estas cuevas se ubican en Busot, a sólo a 24 kilómetros de Alicante, en las faldas del Cabeçó D’Or, uno de los escasos relieves jurásicos del Prebético en la provincia. Ejemplo de cavidad kárstica, albergan una de las bóvedas más altas de España. El agua y la roca han dado lugar a estalactitas, estalagmitas, columnas y medusas. Así se ha creado un espacio de más de 80.000 metros cuadrados, al que se puede acceder por un túnel de 45 metros, que por dimensiones y condiciones acústicas es perfecto para celebrar espectáculos musicales.

Este paraje natural está a tan sólo 15 kilómetros de Benidorm y a sólo 3 de Callosa d’En Sarrià. Es un lugar de gran riqueza ecológica, de hecho está declarado Zona Húmeda Protegida, pero cuenta a la vez con servicios turísticos y de educación medioambiental. Un circuito de kilómetro y medio a lo largo del cauce del río Algar sirve de relato de la importancia del agua como recurso ecológico, económico y cultural. Instructivo y bello: cascadas, manantiales, los “tolls” (remansos de agua) en donde se pueden tomar refrescantes baños, la antigua presa, el canal y las acequias centenarias todavía hoy en uso.

Este bello paraje está en Planes, en la Vall de Gallinera, conocida como el valle de los cerezos. La ruta atraviesa una serie de gargantas excavadas en las formaciones de la sierra de Cantacuc. Son más de 14 kilómetros que recorren un conjunto de gran belleza paisajística y riqueza en fauna y botánica. Tras atravesar campos de cerezos y almendros, el camino nos devuelve a Planes, que también merece una visita.

La sierra de Mariola se ubica entre las comarcas del Alcoià, el Comtat y la Vall d’Albaida. En su entorno están siete poblaciones: Agres, Alcoy, Alfafara, Banyeres de Mariola, Bocairent, Cocentaina y Muro. Pero si por algo destaca es por la gran variedad de hierbas aromáticas que exhibe y por la abundancia de agua. Su altitud y gran tamaño propician la diversidad de paisajes. Las aguas de sus barrancos y fuentes alimentan los ríos Vinalopó, Serpis y Barxell, etc. Destaca el barranco del Sinc, una profunda entalladura de espectaculares paredes. Los 1.390 metros del Montcabrer coronan el macizo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba