Deportes

Vuelve el público a un pabellón de Tudela y acaba con agresiones e intervención policial

La imagen del fútbol sala en España queda dañada después de lo que sucedió en el partido disputado en el Ciudad de Tudela este martes. Un encuentro que enfrentó al Aspil Jumpers Ribera Navarra contra el Jaén Paraíso Interior correspondiente a la jornada novena porque en su día fue suspendido por diferentes positivos por coronavirus en la plantilla del Jaén. El encuentro, que acabó con la victoria de los locales (5-2), tuvo un final vergonzoso y bochornoso por la tensión y la bronca en la cancha y en las gradas.

El partido contó con presencia de aficionados y en la finalización se desataron todas las hostilidades. El Aspil Jumpers Ribera de Navara, que se está jugando la permanencia, logró remontar el marcador y conseguir una victoria fundamental. El Jaén se quedó fuera de la disputa de la Copa de España. Esta tensión provocó la discusión entre jugadores y miembros de los cuerpos técnicos, que fue subiendo de temperatura y decibelios en el pabellón. Se sucedieron algo más que reproches entre los que se decían unos a otros que habían perdido las formas por no saber ganar y otros por no saber perder. Cruces de palabras subidos de tono, los insultos de un directivo del club local desde un palco que denuncian los jugadores jienenses, el intento de arrebatar el teléfono móvil a una profresional del departamento de Prensa del Jaén que estaba grabando los hechos, que también denuncia que la agarraron del pelo… Escenas indignas de deportistas que tienen que dar ejemplo de deportividad.

Desde las gradas también llegaban los gritos y el jaleo por un partido en el que había mucho en juego y acabaron todos perdiendo los nervios. La reacción más sorprendente fue la de un grupo de jugadores del Jaén que intentaron invadir la grada, por detrás de la tribuna principal, para acceder al lugar donde estaban los aficionados. Miembros de seguridad forcejaron con los jugadores para evitar que pudiera producirse un enfrentamiento con peores consecuencias.

La indignación del alcalde

Hizo falta la intervención de agentes de la Policía para garantizar la seguridad. Las imágenes de la trifulca ya se han podido ver en diferentes vídeos que han sido captados por aficionados y difundidos por las redes sociales. El autobús del Jaén necesitó de la presencia de la Policía para salir del estadio y evitar que siguieran los incidentes. El alcalde de la ciudad, Alejandro Toquero, estaba presente en el recinto y muestra su indignación, en declaraciones al ‘Diario de Navarra’, por lo que se vio: “No me han gustado las reacciones que he visto ni por un lado ni por otro, pero nunca había visto que jugadores de un equipo suban a la grada a enfrentarse al público”.

Pasadas unas horas, con los ánimos más serenos, el jugador del Jaén, Jordi Campoy Pérez, ha pedido disculpas en un mensaje en su cuenta de Twitter: “Me gustaría pedir perdón por la imagen que dimos anoche, no es la que se merece el fútbol sala ni el Jaén. Perdí los nervios al ver cómo agredían a la periodista de nuestro club y le intentaban quitar el móvil. A pesar de todo, me gustaría zanjar el tema y reitero mi disculpas”.

Las consecuencias de los altercados tienen que ser estudiadas ahora por la Comisión Nacional Antiviolencia si se presenta una denuncia. El Jaén Paraíso Interior no estará entre los ocho equipos que disputarán la Copa de España de fútbol sala, a finales de marzo, en el WiZink Center. Levante, Jimbee Cartagena, El Pozo Murcia, Palma Futsal, Movistar Inter, Barcelona, Viña Albali Valdepeñas y Fútbol Emotion Zaragoza son los participantes de un deporte que ha visto ensuciada la imagen con el espectáculo bochornoso en el Ciudad de Tudela.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba