Deportes

Williams: la caída de un histórico o cómo nadar para acabar muriendo en la orilla

Williams llevaba aproximadamente tres años con la soga en el cuello por la falta de igualdad en el esquema financiero y técnico actual de la Fórmula 1 sumado a sus malos resultados en la pista. Recientemente el anuncio de Liberty respecto al límite presupuestario podría ser un respiro de aire fresco, pero parece que no ha llegado a tiempo. ROKiT, su patrocinador principal, ha dicho adiós y el equipo ha sido puesto a la venta, lo que podría significar la desaparición de Williams. ¿Qué será de aquel equipo dominador en la Fórmula 1 de los noventa?

Claire Williams ya hablaba estas temporadas del peligro a medio o largo plazo en términos económicos. Una situación que se agravaba aún más por el aspecto deportivo. La escudería británica atraviesa en estos momentos una de las peores situaciones deportivas en muchos años. Williams pudo competir este 2020 gracias al préstamo que le concedió la empresa Latrus Racing Corp., propiedad del empresario canadiense Michael Latifi, padre de Nicholas Latifi, piloto del equipo. Pero su situación era tan asfixiante que tuvieron que poner como aval algunos de sus bienes más preciados, algunos claves en la historia de la escudería. Entre ellos se encuentran hasta 112 coches de F1, entre los que se incluyen los del año pasado, modelos de exhibición y coches históricos.

El duro golpe de ROKiT

Uno de los grandes problemas recientes de la escudería ha sido Williams Advanced Engineering. «Fue creado en 2010 para apoyar al equipo de carreras y en respuesta a la caída en el interés de los patrocinadores. Pero ha contribuido poco a la financiación del equipo. Nuestra financiación es casi totalmente dependiente de los patrocinadores y los ingresos de la F1», explicaba Claire Williams. En 2019 vendieron el ruinoso proyecto para comenzar con un nuevo proceso de refinanciación. “Después de vender Williams Advanced Engineering a finales de 2019 comenzamos un proceso de refinanciación, la cual hemos finalizado con un consorcio de prestamistas después de valorar distintas opciones. Esto nos proporciona los recursos que necesitamos para seguir adelante”.

Una situación que salvaba al equipo en 2020, pero que no le daba grandes esperanzas para el futuro. Solo un cambio en la Fórmula 1 y mantener a los patrocinadores más fuertes les podría hacer salvarse. Liberty cumplió con la reducción de costes y el límite presupuestario para los próximos años, pero su patrocinador principal, ROKiT, junto a ROK drinks, ha abandonado el proyecto dejando a Williams contra las cuerdas.

Claire Williams junto a Paddy Lowe. (EFE)Claire Williams junto a Paddy Lowe. (EFE)Claire Williams junto a Paddy Lowe. (EFE)

La venta del equipo

«WGPH se ha embarcado en un programa para establecer una nueva dirección estratégica para asegurar que Williams está bien posicionada para aprovechar las ventajas de la nueva era de la F1”, ha informado Williams en un comunicado. «Las opciones que se estudian incluyen conseguir capital nuevo para el negocio, la liquidación de una participación pequeña en WGPH o la liquidación de una gran participación en WGPH, incluida una posible venta de toda la compañía», ha trasladado la compañía.

“Es demasiado pronto para hacer conjeturas sobre cómo podría llamarse o no llamarse el equipo. Creo que a la familia Williams le gustaría ver el apellido Williams en la Fórmula 1. Ciertamente eso no significa que este equipo no vaya a seguir compitiendo durante muchos años. Para nosotros se trata de asegurar el futuro de nuestro equipo y de asegurarnos de que tenemos un futuro de éxito», ha comentado Claire.

Claire Williams sabe que Sir Frank siempre se ha resistido a vender el equipo, pero es la única opción de sobrevivir que tienen ahora mismo. «Lo que Frank siempre ha hecho es asegurarse de que da prioridad al equipo, al negocio y al personal y eso es lo que estamos haciendo ahora», ha asegurado. «Del mismo modo, el deseo de Frank es ser lo más competitivos posibles y una de las razones por las que hacemos esto es para atraer inversión al equipo, con el objetivo de aprovecharnos del reglamento nuevo y colocar al equipo en la mejor posición posible para tener éxito. Al final, es lo que nos importa».

En los últimos años, el equipo británico ha pasado con Claire Williams al frente por varias reestructuraciones empresariales técnicas. Williams intentó reestructurar su departamento técnico tras salidas importantes como Paddy Lowe, director técnico y accionista, la del responsable de aerodinámica, Dirk de Beer; el jefe de diseño, Ed Wood; y el responsable de rendimiento, Rob Smedley. Aún así, Claire Williams es la única persona que ha salido al paso durante estos duros tiempos para asumir las culpas. Admitió que fue responsable de un cambio en la estructura del equipo que acabó en la gran crisis de 2019. «Para preservar nuestros resultados e incluso avanzar, cambiamos algo en la estructura interna y resultó ser un error», dijo. «Fue mi iniciativa y admito mi culpa. No estamos escondiendo nuestras cabezas en la arena», confesaba. En Williams confiaban en arreglar una situación, que finalmente ha sido insostenible, y evitar que uno de los apellidos más famosos del automovilismo desapareza.

Ulises Sánchez-Flor

Historia de la F1

Su posible desaparición es un golpe para cualquier seguidor de la Fórmula 1. Williams es una escudería histórica no solo por sus años en el gran circo, sino también por sus numerosos éxitos. Frank Williams fue el encargado de llevar a cabo el ambicioso proyecto de tener un equipo en la Fórmula 1. Una historia en la que también debe tener su merecido espacio Virginia, su esposa. Durante el tiempo en el que Frank estuvo fuera de los circuitos por el desgraciado accidente que le dejó en silla de ruedas, fue su esposa la que se encargó de que la escudería se mantuviese a flote.

En septiembre de 1980, Williams lograba su primer mundial de constructores y de pilotos con Alan Jones, estrenando un palmarés que creció durante esa década y la siguiente, colocando al equipo en el top 3 de históricos triunfadores junto a McLaren y Ferrari. En octubre de 1997, con Jacques Villeneuve y Heinz-Harald Frentzen, sumaban su novena corona de equipo, números que demuestran que la década de los 80 y 90 fue en gran parte suya. La época más dura en el apartado sentimental para el equipo llegaría en 1994 con el accidente en San Marino que le costó la vida a Ayrton Senna.

Williams tiene 114 victorias en su haber. Y 16 títulos de pilotos y constructores en total. Alan Jones, Nigel Mansell, Alain Prost, Damon Hill o Jacques Villeneune lograron títulos para el equipo. Su última victoria fue en 2012. La curva de decadencia se mantiene en caída desde 2014, arranque de la actual era híbrida. Ese año terminó tercera en la clasificación con 320 puntos, pero desde entonces ha perdido terreno: 257 puntos el año siguiente, 138 en 2016 y 83 en 2017. Todo ello antes del gran agujero negro en el que se han metido y del que parece que no podrán salir.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba