Deportes

Xabi Alonso, presunto culpable a pesar de haber sido declarado cuatro veces inocente

Eran otros tiempos, cuando los futbolistas, incluso los famosos ‘galácticos’ del Real Madrid, aún tenían un mínimo contacto con los aficionados. Zidane, jugador del equipo blanco entre 2001 y 2006, nunca rehusaba pararse a firmar autógrafos, algo que obligab+a al resto de sus compañeros a hacerlo. Algunos, a regañadientes, sí, pero todos lo hacían para alegría de los fans. Ya lo dijo el compositor y director de orquesta checo Gustav Mahler, «no hay más que una educación, el ejemplo». Y esto es precisamente lo que hacía Zizou, dar ejemplo.

Kike Marín

Aunque la Agencia Tributaria no le pide precisamente un autógrafo, sino reconocer algo de lo que él está convencido que es inocente, Xabi Alonso podría haber hecho como Cristiano Ronaldo, Modric, Di María, Coentrao, Carvalho, Mascherano o Diego Costa y entrenadores como Mourinho o Ancelotti, la mayoría curiosamente con pasado madridista, y firmar un acuerdo para poner fin a una auténtica persecución mediática. Sin embargo, el tolosarra no acepta una condena en conformidad que lleva consigo pagar una multa y una condena que no conlleva ingreso en prisión. Salvando las distancias, su ejemplo podría acabar siendo como el comentado de Zidane, y quizás sea esto lo que tanto moleste.

La noticia saltó la semana pasada. Tal y como informó El Periódico de España, la Agencia Tributaria ha recurrido por cuarta vez su absolución. Lo ha hecho ante el Tribunal Supremo y con la adhesión de la Fiscalía. El que fuera jugador de Real Sociedad, Liverpool, Real Madrid y Bayern de Múnich, además de 114 veces internacional con España, y que actualmente entrena al segundo equipo del club donostiarra, ha visto su caso cerrado en cuatro ocasiones, pero también cómo en otras tantas la Abogacía del Estado ha recurrido la sentencia.

Todo empezó hace seis años, a finales de 2015, cuando la Fiscalía de delitos económicos de Madrid recibió una denuncia de Hacienda contra Xabi, aún en el Real Madrid, por usar una sociedad en Madeira en la que cobraba sus derechos de imagen. Ya en ese momento no se vio delito y la denuncia iba a ser archivada, pero Javier Mascherano, entonces jugador del FC Barcelona y excompañero suyo en el Liverpool, aceptó una condena sin cárcel por hechos muy parecidos y también con una sociedad en Madeira.

Fue entonces cuando la fiscal general, Consuelo Madrigal, ordenó denunciar a Alonso y a su asesor fiscal, Iván Zaldua. Según parece, no quería dar la impresión de que había un trato de favor al Real Madrid, pues en esa época el Barcelona acusaba al Estado de perseguirle con Hacienda. El juez del caso lo archivó inicialmente en enero de 2017, pero la Abogacía del Estado y la Fiscalía recurrieron para reabrir el caso, ya que no decía que hubiera delito, pero sí suficientes indicios como para juzgarlo por delito fiscal.

Hacienda sabe que para estas estrellas del fútbol el perjuicio en imagen es mayor que la multa que pagarán, por lo que antes o después acaban rindiéndose. Sin embargo, siempre tiene que haber excepciones, además de ejemplos que den sentido a plantar a Hacienda. El último, el de hace unos días, cuando el Supremo anuló una multa de 2,1 millones de euros a Gerard Piqué en relación al impuesto sobre la renta de las personas físicas, el conocido IRPF, de los ejercicios 2008, 2009 y 2010.

Xabi Alonso, a la derecha, en la Audiencia Provincial de Madrid. (EFE / J.J. Guillén)Xabi Alonso, a la derecha, en la Audiencia Provincial de Madrid. (EFE / J.J. Guillén) Xabi Alonso, a la derecha, en la Audiencia Provincial de Madrid. (EFE / J.J. Guillén)

Absuelto dos veces más

Volviendo a Alonso, en noviembre de 2019 la Audiencia Provincial de Madrid también le absolvió porque «había aludido a Hacienda exprimiendo al límite, aunque sin delinquir», pero en enero de 2020 la Abogacía del Estado recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y en enero de 2021 este ordenó repetir la sentencia, aunque no el juicio, de ahí que en abril de este año que ahora termina la misma sala le absolvió. Xabi había actuado creyendo que lo hacía todo de forma correcta, algo que él siempre ha sostenido y a buen seguro seguirá sosteniendo.

Llegados a este punto, parecía que el ahora entrenador del segundo equipo de la Real había ganado por fin su cruzada. Solo quedaba un posible recurso de casación ante el Supremo, pero la Abogacía del Estado, que representa a la Agencia Tributaria, recurrió y la Fiscalía de delitos económicos de Madrid, sí, la misma que en 2016 no veía delito, optó por dejar correr el tema. Sin embargo, el pasado 14 de diciembre, una junta de fiscales del Supremo decidió no presentar su propio escrito, pero sí adherirse al recurso de la Abogacía.

EFE

Según el Tribunal Supremo, en España la presunción de inocencia, recogida en el artículo 24.2 de la Constitución, es un derecho fundamental por el que a toda persona se le presume su inocencia hasta que no quede demostrada su culpabilidad. De este modo, quien acusa tiene que demostrar la culpabilidad del acusado y el acusado no tiene que demostrar su inocencia, pues se parte de ella. Es decir, que la carga de la prueba es de quien acusa. Visto así, parece que Hacienda somos todos, menos Xabi Alonso, a quien en lugar de la presunción de inocencia se le quiere aplicar la presunción de culpabilidad. «¡País!», que diría Forges…

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba